Páginas vistas en total

miércoles, 17 de mayo de 2017

Encuentran 38 millones de cacharros en la mitad de la nada

Casi toda la basura que hallaron en la isla Henderson estaba hecha de plástico.


Nueva Zelanda, ciberpasquinero

Un grupo de investigadores se quedó atónito cuando encontró unos 38 millones de desechos en la playa de una pequeña isla deshabitada en el océano Pacífico, se dio a conocer.
Casi toda la basura que hallaron en la isla Henderson estaba hecha de plástico. Había soldados de juguete, fichas de dominó, cepillos de dientes y cientos de cascos de todas las formas, tamaños y colores.
Los investigadores señalaron que esa densidad de basura es la mayor registrada en cualquier lugar del mundo. 
El lugar se encuentra aproximadamente a medio camino entre Nueva Zelanda y Chile, y está reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Jennifer Lavers, científica investigadora de la Universidad de Tasmania, en Australia, es la autora principal del informe publicado en la revista especializada "Proceedings of the National Academy of Sciences".
Vórtice de corrientes oceánicas
Lavers dijo que la isla Henderson está en el borde de un vórtice de corrientes oceánicas conocido como giro del Pacífico Sur, que tiende a atrapar y retener la basura flotante.
Dijo que por momentos se sorprendió a sí misma contemplando la variedad y los colores del plástico que ensucia la isla, antes de volver a pensar en lo trágico de la situación.
Lavers y otras seis personas se quedaron en la isla por tres meses y medio en el 2015 mientras realizaban el estudio. 

Más de 17 toneladas

Hallaron que la basura pesaba unas 17,6 toneladas y que más de dos tercios de los desechos estaban enterrados en las playas bajo una leve capa de sedimento.
La investigadora indicó que se dio cuenta que los pequeños soldados de juguete eran idénticos a aquellos con los que jugaba su hermano cuando era niño, a principios de la década de 1980, y también encontró los moteles rojos del juego de mesa Monopoly.
  • Más de 13.000 pedazos de basura llegan diariamente a la isla, que mide alrededor de 10 kilómetros (6 millas) de largo y cinco kilómetros (3 millas) de ancho.